Prende tus parlantes y .... a crear !

OJO

Ya cerrado el Concurso Internacional x Patagonia SIN Represas, este BLOG será mantenido como espacio de todas las artes .... sigue enviando tus creaciones !!!!!

lunes, 17 de noviembre de 2008

Patgonia Sueños y Esperanzas ....

Patagonia, Sueños y Esperanzas.
Anoche no podía dormir, estaba angustiado, la habitación a oscuras daba para pensar muchas cosas…

Imaginaba traspasar el techo, y subir hasta contemplar la claridad del universo, alcanzando las estrellas. En un viaje que develara mi origen y un consuelo a lo que sucedía, dándome la oportunidad de reencontrarme con la libertad perdida, a causa del egoísmo. Pensaba en la hecatombe que se encuentra el planeta, producto de la ambición de algunos, que no tiene límites. La razón por la cual me desvelaba, eran los proyectos de hydroaysen, y con ello la muerte de gran parte de la Patagonia. Tuve la impresión de entender, por que el mundo esta tan decadente en la actualidad. Condicionado por necesidades, que tornan al hombre menos humano, fríamente calculador, presionado por intereses insaciable, que solo buscan riqueza. No Importándole que pueda acontecer mañana. Miraba hacia el cielo, intentando reconfortarme, no encontrando respuesta alguna ante estos macabros hechos. Quise dormirme no pudiendo conciliar el sueño… Pensaba en la vida y en los que vienen, en lo fundamental que se hace ahora tomar conciencia, del despilfarro por el que atraviesa la humanidad y el futuro del hombre, la civilización, viéndose cada día más sombrío. Cuando de repente en la pieza, apareció una luz tenue que se desplazaba lentamente por el techo… Quede inmóvil… Intente justificar lo que sucedía, supuse que provenía de un baño que se ubica en el segundo piso de la casa… Pero no se escuchaba ruido alguno. Para colmo, aquella luz comenzó a bajar por la muralla, acercándose de manera calmosa, no lo podía creer, me comencé a desesperar, una sensación de escalofrió me recorría el cuerpo entero, estaba transpirando helado y con las pulsaciones a mil… A continuación ¡la luz se hizo mas intensa!, apareciendo mas luces que iluminaban la pieza completa y se movían inquietas en diferentes direcciones... ¡Quedando impávido contemple el espectáculo!, no queriendo asumir lo que sucedía, supuse que era alguien o varias personas con linternas, que andaban trajinando el lugar a esas horas de la noche. Dominado por el miedo, me decidí a mirar por la ventana que daba hacia el patio… Me apresure a abrir las cortinas repentinamente para sorprenderlos, llevándome el desconcierto de encontrar el lugar vacio. Lo más estremecedor, es que las luces dentro de la pieza no paraban… Con la angustia desbordada, decidí levantarme rápidamente y encender la pieza, no advirtiendo absolutamente nada, respire hondo para tranquilizarme estaba temblando… Una vez en calma y sintiéndome valeroso, nuevamente decidí apagar el interruptor, los movimientos se detuvieron, como si aquellas luces hubieran notado mi malestar... Pero aquella luz que se desplazaba lentamente por la pieza, seguía moviéndose casi impertérrita... La seguí mirando por largo rato, intentando entenderla; ya el miedo y la preocupación se me habían ido, solo quería develar el secreto de porque aquella luz estaba ahí, no encontrándole una explicación al asunto, hasta que el sueño me consumió….
Una vez dormido, me encontré parado en frente de altos muros, la sensación de amargura y tristeza crecía... La construcción se situaba imponente, dominando todo el valle, causándome aprensión… eran las represas de hydroaysen . Deduce que aquel sentimiento de ahogo que tenia en el pecho, estaba relacionado con el malestar que sentía aquella zona, al tener tantas toneladas de cemento encima, dividiendo la vida, el paisaje… Estaban pisoteando la tierra, y las aguas que corrían libremente ya no se escuchaban, eran prisioneras de aquella mole de hormigón. El espectáculo era terrorífico, el cielo estaba completamente negro, el verde daba paso a un gris oscuro, y los vientos emitían sonidos fúnebres. Aquella construcción había hecho cautivo el lugar, que de vida pasaba a ser de muerte... Me halle junto a un grupo de personas, que al parecer estaban interesadas en recorrer el terreno. Se mostraban deseosos por ver de más cerca tamaña edificación, como si no percibieran lo amenazante que se veía y sentía todo. Tres de ellos decidieron adentrarse por un pequeño arroyo que se formaba frente a la represa. Les dijimos que nos esperaran, que anduviéramos todos juntos… No escucharon, por lo que tuvimos que seguirlos. Adelante aparecía una especie de tranque, hecho por trozos de madera. Los jóvenes se apresuraron a cruzarlo, con la proposito de alcanzar la construcción… Fue en ese momento que perdieron el equilibrio, cayendo. Corrimos a ayudarlos, los tres se pararon de inmediato, el agua les llegaba hasta la cintura, pero no podían salir, estaban atrapados… El tranque era denso, demasiado oscuro, el olor que emanaba producía nauseas, se encontraba putrefacto. Era una tipo de pantano artificial, que definitivamente escondía algo. Con las demás personas buscamos una rama gruesa para sacarlos, lograron agarrarla. Nos dispusimos todos juntos a tirar de la rama, aunando fuerzas. En un comienzo dio resultado, logramos arrimarlos a la orilla, pero extrañamente el tranque los volvía a succionar. Los jóvenes empezaban a impacientarse al igual que nosotros. Del agua comenzaron a brotar burbujas, entonces empezaron a gritar desgarradamente pidiendo que los sacáramos. Lo intentamos de nuevo tiramos con todas nuestras energías… Hasta que la rama se cortó. Cuando comenzó a aparecer vapor del agua, los gritos se transformaron en alaridos, me tape los oídos de espanto. Fue en ese momento cuando pude ver que la corriente en vez de bajar subía, era como una especie de falso espejismo, donde el agua se encontraba magnetizada hacia la construcción… Gritábamos desesperadamente que les ayudaran, que alguien de la represa hiciera algo, pero esta se encontraba completamente extinta. El arroyo mostrando inusitado poderío arrastro a los jóvenes, perdiéndose por debajo de las compuertas. Corrimos desesperados, la situación y los gritos aterradores de las personas que me acompañaban, me hicieron entrar en pánico. Por más que pedíamos ayuda, nadie nos consideraba. Al rato se abrió una pequeño portón, este voto un poco de agua y los cuerpos de los jóvenes… Intentamos auxiliarlos, pero no había caso no reaccionaban… Implore al cielo, ¡le pedí a dios que me ayudara! ¡Aquel lugar, aquella construcción parecía maldita!, por un instante creí volverme loco, perdiendo el control, una sensación de desolación me inundaba… Cuando desde lo alto en los cerros colindantes nuevamente divise las luces… Eran las mismas que me habían estremecido en mi pieza… Aquellas luces ya no eran fortuitas… Definitivamente me querían indicar algo... Me propuse alcanzarlas, corrí y corrí sin parar, subiendo por una ladera del cerro hasta finalmente encontrarlas, ¡Quedando completamente estremecido!, ¡impactado!... Las luces eran personas... Pero no cualquier clase de personas, su aspecto era como si se encontraran perdidos en el tiempo. No se vestían como la gente común, andaban descalzos, solo con unos mantos sobre sus cuerpos… Tenían gran altura… ¡Eran Tehuelches!

Intenté acercarme, pero ellos prosiguieron corriendo, hasta llegar al lugar donde se formaba la represa. Decidí seguirlos… Fue en ese momento cuando se detuvieron… Se dieron vuelta ¡y me miraron!... Sentí en aquel instante, una sensación indescriptible de unión con la tierra, como si aquel momento unificaba todo: el pasado, el presente y el futuro. Me sentí uno y todo con el mundo. Aquella mirada penetraba en lo profundo de mi corazón, experimentando todo el blindaje de prejuicios y equivocaciones, que determinan al hombre actual… Siempre en busca de fortuna, alejándose de su esencia. Observe sus rostros… Estaban tristes, les corrían lagrimas por la cara...Estaban llorando… Miraron hacia la construcción... ¡Y comprendí la magnitud de la tragedia!... El rio, el agua, el valle, la naturaleza, su tierra… Estaba siendo violentada y destruida de la peor manera. En ese momento caí de rodillas al suelo, me quebré llorando como nunca, pude entender el sufrimiento y desahogar en parte ese malestar que me aquejaba. Por fin comprendía que aquella pena, esa amargura que me envolvía, no solo me afectaba a mí; sino que al ecosistema, ¡a la vida en general!... Levante la vista para conversar con ellos, para intentar consolarlos en su dolor y tranquilizarme yo… ¡No había nadie!… ¡ni siquiera huellas de su presencia!
Me desperté llorando, estaba amaneciendo. Había descifrado el enigma de aquellas luces, la tristeza que me aquejaba ya no estaba. Comprendí que debía cumplir una misión, y seguirla con vigor. Era el llamado de la naturaleza a mi ser, a mi espíritu… ¡A prevenir la destrucción de estos lugares!

La enseñanza que me entregaba esta experiencia, es que no sirve angustiarse, menos entristecerse. Se deben poner manos a las obra, transformar la preocupación en acción. No sacaba nada con quejarme, y desvelarme por lo que sucede con la patagonia. La única forma de quitarme ese malestar, es produciendo reflexión y motivando a la gente, a no ser indiferente. Pensé que últimamente científicos están llegando a la conclusión que el planeta es un ser viviente, provisto de conciencia, que nos incluye a todos. Quizás fue aquella conciencia la que llego a mi corazón... ¡Y mi deber es contarla al mundo! que sepan que por estos rincones, la tierra esta sufriendo por la codicia humana… Que aquel contacto que tuve con aquellos míticos seres, no fue algo casual. Y que es deber de todos, velar por el buen curso de esta historia.



Titulo de la obra: "Patagonia Sueños y Esperanzas"
Nombre: Alan Nibaldo Ilabaca Herrera

1 comentario:

pilabbae dijo...

Acabo de leer este pequeño cuento y me ha encantado, en especial por el mensaje que tiene en sus palabras y la contingencia que tiene hoy en día, con todo lo que implica el cuidado de nuestro planeta y la responsabilidad que tenemos TODOS en esta cuasa y como a veces la codicia e intereses de algunas personas destruyen uno de los lugares más hermosos como lo es nuestro hogar, el planeta tierra.

En horabuena al autor!.

Paola (España)